GALLETAS VEGANAS INTEGRALES DE CANELA Y JENGIBRE

¡Que levante la mano a quien le gusten las galletas! y más aún si los ingredientes son saludables no?. Con éstas galletas veganas integrales de canela y jengibre vas a sorprender!. Hay que encontrarle el punto a la masa, pero como en todas las recetas… No hace falta amasarla mucho ya que es muy húmeda y se pega en los dedos. Con mezclarla bien con la ayuda de una cuchara o espátula ya basta. 

Te dejo el enlace por si me querés preguntar cualquier duda AQUÍ.

Estuve probando varias maneras de hacer éstas galletas hasta que conseguí lo que buscaba… unas galletas livianas, crujientes y súper ricas!! Para conservarlas podés guardarlas en una lata o en un tarro de cristal o bien si cocinás una buena cantidad podés congelarlas e ir sacándolas poco a poco.

Galletas canela y jengibre

INGREDIENTES: 

Harina de arroz 50 gr.

Harina integral de trigo 100 gr.

Almendras, avellanas o nueces picadas 50 gr.

Azúcar moreno 100 gr.

Aceite de girasol 4 cdas.

Leche vegetal 50 cc.

Jengibre rallado 1 cdita.

Canela 1/2 cdita.

PREPARACIÓN:

En un bowl, introduce la leche, el aceite, el azúcar, la canela y el jengibre. Bate con el batidor de varillas hasta integrar los ingredientes.

Por otro lado, mezcla las harinas y los frutos secos, y de a poco ve añadiendo la mezcla líquida. Une hasta formar una masa, pero sin amasar.

Para estirar la masa, espolvorea la mesada con harina integral y con el palote ve estirando desde el centro hacia los lados.

Es una masa que queda pegajosa dependiendo la harina de arroz que utilices, así que recomiendo tocarla lo menos posible.

Corta las galletas con los moldes que quieras y colocalas en una placa enharinada.

Hornea 25 minutos a 170º.

Una vez hechas, sacalas del horno y ponlas en una rejilla a enfriar. Esto es para que se aireen y no se humedezcan.

Guardalas en una lata o tarro de cristal una vez se hayan enfriado.

*Si quieres variar el sabor, puedes cambiar el jengibre y la canela por ralladura de limón o naranja. También se pueden agregar chispitas de chocolate.